Las sondas Voyager

Se cumplen 40 años de los lanzamiento de las sondas Voyager, realizados en agosto y septiembre de 1977.

Las Voyager representan uno de los grandes éxitos de la Ciencia. La misión de las Voyager era doble. En primer lugar, y como misión principal, visitarían los grandes planetas exteriores del Sistema Solar (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) y sus lunas. En sus visitas a estos planetas, proporcionaron interesantísimos nuevos datos y miles de fotografías. Después, continuarían su viaje más allá de las órbitas planetarias, aportando nueva información sobre los límites del Sistema Solar y el espacio interestelar. En segundo lugar, llevarían consigo un disco portador de música, sonidos e imágenes de la Tierra.

En principio, las protagonistas de este artículo tenían reservados los nombres Mariner 11 y 12, pero finalmente se decidió renombrarlas como Voyager 1 y 2.

-Montaje de la Voyager 2 en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA-

El momento de su lanzamiento no fue casual. Se aprovechó una alineación favorable de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno que ocurre aproximadamente cada 175 años. Esta alineación permitió a las naves aprovechar las fuerzas gravitatorias de los planetas para impulsarse (asistencia gravitatoria) y desplazarse de uno a otro en un recorrido lo más corto posible, lo cual permitió ahorrar combustible y reducir el tiempo de viaje; por ejemplo, la Voyager 2 tardó 12 años en llegar a Neptuno, pero hubiera tardado 30 años sin la asistencia gravitatoria proporcionada por los planetas.

Al viajar tan lejos de Sol, su fuente de energía no pueden ser placas solares. En su lugar, llevan unos generadores de radioisótopos que proporcionan energía gracias a la desintegración radiactiva de Plutonio-238; se calcula que obtendrán energía hasta el año 2025 ó puede que incluso hasta 2030, por lo que seguirán enviando información a la Tierra hasta esa fecha. Pero incluso una vez agotadas estas "pilas nucleares", continuarán desplazándose por el espacio a unos 14 km/s.

 

-Trayectorias y rutas seguidas por las sondas Voyager 1 y 2-



Voyager 1

Fue lanzada en segundo lugar, el 5 de septiembre de 1977. A pesar de ello, fue bautizada con el número 1, ya que su ruta y velocidad le permitiría alcanzar el planeta Júpiter antes que su compañera, por lo que sería la primera de las dos sondas en enviar datos del mayor de los planetas del Sistema Solar. Visitaría Júpiter y Saturno, aunque no Urano y Neptuno, que sí serían visitados posteriormente por la Voyager 2.

La Voyager 1 ha batido récords: es el objeto construido por humanos que más lejos ha viajado. Actualmente se encuentra a casi 21.000 millones de kilómetros de la Tierra, y sigue viajando a una velocidad de 17 km/s.

En enero de 1979 envío las primeras fotografías de Júpiter, y detectó actividad volcánica en su satélite Ío, siendo la primera vez que se detectaba tal actividad fuera de la Tierra. También descubrió un delgado anillo (menor de 30 km de espesor) alrededor de Júpiter.

Prosiguió su viaje hacia Saturno, al que llegó en noviembre de 1980, siendo la segunda nave en visitarlo, tras la Pioneer 11. Descubrió un nuevo anillo (el anillo G) y reveló la intrincada estructura del sistema de anillos, que consta de miles de bandas. En el mayor de sus satélites, Titán, encontró que posee una atmósfera rica en nitrógeno más densa que la de la Tierra. Una vez concluida su labor en Saturno y sus lunas, la Voyager 1 utilizó la asistencia gravitatoria para aumentar su velocidad y salir a los confines del Sistema Solar.

-Con esta fotografía tomada el 4 de marzo de 1979, la Voyager 1 puso de manifiesto la existencia de actividad volcánica en Ío-


El 14 de febrero de 1990, estando situada a unos 6.000 millones de kilómetros de la Tierra, giró su cámara hacia nuestro planeta para realizar una fotografía universalmente conocida como "Un punto azul pálido" ("Pale Blue Dot"). Carl Sagan, en su libro "Un punto azul pálido, una visión de futuro humano en el espacio", reflexionaba así sobre esta fotografía:

Desde este lejano punto de vista, la Tierra puede no parecer muy interesante. Pero para nosotros es diferente. Mira de nuevo ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez oíste hablar, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de ideologías, doctrinas económicas y religiones seguras de sí mismas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, cada inventor y explorador, cada profesor de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

 

-"Un punto azul pálido", fotografía tomada por la Voyager 1. La Tierra es el pequeño punto brillante que aparece en el centro de la fraja marrón-


Voyager 2

Fue lanzada el 20 de agosto de 1977. Del mismo modo que la Voyager 1, visitó Júpiter y Saturno, así como sus lunas, entre 1979 y 1981. Posteriormente se dirigió hacia Urano y Neptuno, cuyas máximas aproximaciones tuvieron lugar en enero de 1986 y agosto de 1989 respectivamente. En Urano, descubrió 10 lunas nuevas, dos anillos nuevos y un campo magnético extrañamente inclinado más fuerte que el de Saturno. En Neptuno, descubrió cinco lunas, cuatro anillos, y una "gran mancha oscura" que desapareció cuando el telescopio espacial Hubble proyectó imágenes de Neptuno cinco años después.

La Voyager 2 es la única nave que ha visitado los 4 grandes planetas exteriores del Sistema Solar.

Al igual que su compañera, una vez concluida su misión de exploración de los planetas exteriores, continuó su camino hacia el espacio interestelar. Actualmente se encuentra a 17.000 millones de kilómetros, y sigue viajando a una velocidad de 15 km/s.

-Fotografía de Neptuno tomada por la Voyager 2 en agosto de 1989-


Los Discos de Oro

Cada sonda Voyager lleva consigo un disco fonográfico de cobre bañado en oro, bautizados como "Sonidos de la Tierra", que contienen sonidos e imágenes representativos de nuestro planeta, con la idea de que si alguna vez son encontrados por una civilización extraterrestre, ésta pueda descifrar su contenido. En realidad la probabilidad de que eso ocurra es casi nula, pero el equipo responsable de elaborar el disco, encabezado por el gran Carl Sagan, se tomó muy en serio su trabajo, convencidos de que el intento merecía la pena. El equipo de Sagan ya había diseñado anteriormente las placas de las Pioneer 10 y 11, un sencillo grabado con figuras humanas, una representación del átomo de hidrógeno, una indicación de la posición del Sol, y dibujos de los planetas. Con el disco de las Voyager, el equipo se propuso mejorar y ampliar el anterior trabajo.

Se estima que la información contenida en los discos durará más de mil millones de años antes de que se degrade. Así que durante mucho tiempo después de la extinción de nuestra especie, los discos perdurarán en el espacio como testigos de la existencia de la vida y de una civilización inteligente en un pequeño planeta llamado Tierra.

-El disco de Oro de las sondas Voyager. En su exterior aparecen grabadas instrucciones para su uso, así como algunos símbolos anteriormente usados en la placa de las Pioneer que indican su procedencia-


Cada disco contienen 115 fotografías que muestran el Sistema Solar y la vida y paisajes de la Tierra: oceános, montañas, animales, edificios, así como nuestra anatomía.

Le siguen saludos en 55 idiomas, y no siempre es el mismo saludo. Así por ejemplo, en español se puede escuchar "Hola y saludos a todos", mientras que en inglés dice "Hello from the children of planet Earth" ("Hola de parte de los niños del planeta Tierra"), y en latín "Salvete quicumque estis; bonam ergo vos voluntatem habemus, et pacem per astra fermios" ("Saludos, quienesquiera que sean; tenemos buena voluntad para con ustedes, y llevamos paz a través del espacio"). También incluye el saludo de unas ballenas.

A los saludos le siguen una serie de sonidos de la Tierra, como diversos animales (lobo, rana, aves...), lluvia, vehículos, o risas.

A continuación, se incluyen aproximadamente 90 minutos de música, una selección de canciones de diversos estilos y culturas. Entre ellas, "Johnny B. Goode" de Chuck Berry, el I Movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven, o un canto nocturno de los indios navajos. Como anécdota, Carl Sagan quiso incluir "Here Comes the Sun" de los Beatles, pero a pesar de que a los miembros del cuarteto (por entonces ya separados) les entusiasmaba la idea, la discográfica dueña de los derechos se opuso a la inclusión del tema en el disco.

Por último se incluye una grabación de las ondas cerebrales de Ann Druyan (miembro del equipo, y posteriormente tercera esposa de Carl Sagan), que durante una hora registró sus pensamientos sobre la historia de la Tierra, la especie humana y el amor.

En el libro "Murmullos de la Tierra", Carl Sagan y su equipo, formado por Frank Drake, Ann Druyan, Timothy Ferris, Jon Lomberg y Linda Salzman Sagan, cuentan el proceso de creación del disco. El libro fue publicado originalmente en 1978, y reeditado en 1992 por Warner News Media con un CD-ROM que reproduce el disco Voyager. Desafortunadamente, este libro está agotado.

Un mensaje de celebración para la Voyager 1

Para celebrar sus 40 años en el espacio, la NASA ha convocado un concurso a través de Internet, en la principales Redes Sociales (Twitter, Instagram, Facebook, Google+ or Tumblr). Miles de personas han participado escribiendo su mensaje para la Voyager con el hastag #MessageToVoyager. El próximo 29 de agosto conoceremos los mensajes elegidos, que serán enviados a la Voyager 1 el 5 de septiembre, coincidiendo con el 40 aniversario de su lanzamiento.

Las Voyager en la web de la NASA

Si quieres saber más sobre las Voyager, su misión y el Disco de Oro, no puedes dejar de visitar sus webs oficiales (en inglés):
https://www.jpl.nasa.gov/voyager/
https://solarsystem.nasa.gov/missions/voyager1
https://solarsystem.nasa.gov/missions/voyager2

 


 Sobre el autor:

David Delgado es Licenciado en Ciencias Biológicas, Diseñador y Divulgador Científico. Es co-fundador de AluCIENCIAnante.

https://www.linkedin.com/in/daviddelgadoigl


Imágenes de NASA/JPL


 

INSCRIPCIÓN BOLETÍN

Si quieres estar al tanto de las nuevas entradas en el Blog, así como de otras novedades de aluCIENCIAnante, rellena el siguiente formulario y te mantendremos informado mediante nuestro Boletín electrónico.

No compartiremos tu dirección con nadie, y sólo te mantendremos informado de aquello que te interesa. Pero como sabes, es necesario que te informemos de que al suscribirte aceptas nuestra Política de Privacidad.

Powered by MailRelay

Facebook

Aviso legal. Política de privacidad. Política de cookies.